Cómo lavarse las manos: guía para padres

Cómo lavarse las manos: guía para padres

La higiene de las manos previene muchas enfermedades comunes. Con agua, jabón y menos de 2 minutos. Puedes cuidar a tus hijos de muchas enfermedades si les explicas por qué es importante lavarse las manos. ¡Con agua, jabón y menos de 2 minutos de tiempo!

Consejos útiles:

  • Intenta que les parezca divertido hacerlo: se trata de que ellos no vean como un esfuerzo o rutina. Si tienes a más de uno en casa, organiza concursos de quién las tiene mejor al terminar el lavado con algún premio al finalizar la semana (que no sea de reconocimiento inmediato los ayuda a mantener costumbres a mediano y largo plazo).
  • Invéntate un cuento para los más chicos. Cuéntales historias de bacterias y virus a los más grandes: que los relatos les ayude a comprender el papel de los microorganismos en su salud y el porqué lavarse las manos es una de las mejores barreras contra ellos. ¡Y es tan fácil!

Cómo lavarse las manos correctamente

  • Abre la pileta y mójate bien las manos.
  • Enjabona y frota (dorso, palma, dedos y muñecas)
  • Enjuaga y seca con una toalla limpia.

De tanto en tanto échales un ojo para ver que lo hacen bien. Lo más importante a tener en cuenta: el tiempo que le dedican al proceso. Con dos minutos es más que suficiente. Pero ojo: ¡que no te hagan trampa contando el tiempo en que esperan la perfecta temperatura del agua!

¿Cuándo lavarse las manos y por qué?

No se trata sólo de lavarse las manos cuando están visiblemente sucias. Después del colegio o de estar fuera corriendo y jugando… después de estar con el perro o el gato… cuando termina de hacer sus deberes… antes de comer, antes de irse a dormir: la higiene de las manos es importante especialmente en éstos momentos. ¿Por qué lavarse las manos es tan importante? Porque si han estado en contacto con agentes patógenos tan comunes como los de la conjuntivitis, gastroenteritis, algunos tipos de gripe o hasta los de la Hepatitis A, al tocar alimentos o llevar sus dedos a la boca u ojos pueden hacer que ésos agentes entren en su cuerpo y se desarrollen posteriormente como una enfermedad.

Porque más vale prevenir que curar, recuérdales a tus hijos que lavarse las manos no cuesta nada. Y vale mucho la pena. Agua, un par de minutos y te evitas tener que ir al médico por síntomas comunes. Acuérdate y recuérdaselos: literalmente, está en sus manos.

Add Comment